moverio_education
Share

Cuando el mundo se convierte en tu aula

Os dejamos un interesante artículo escrito por Raúl Sanahuja, responsable de Comunicación de nuestro colaborador Epson Ibérica, sobre cómo integrar con éxito la tecnología en las clases.

 

El mundo digital está cambiando no sólo la forma en que vivimos, sino también cómo aprendemos: cada minuto que pasa, los usuarios suben 72 horas de vídeo a YouTube; en Facebook se comparten 2 460 000 contenidos y Google recibe 4 000 000 de peticiones de búsqueda. Todo ello, desde una población activa de 2.100 millones de personas.

Y es que, sin lugar a dudas, la tecnología está impulsando la necesidad de cambios en los sistemas educativos de toda Europa, pero a un ritmo no lo suficientemente rápido. A pesar de aumentar presupuestos y ser una de las prioridades en al estrategia global de la UE, sólo la mitad de los alumnos de 16 años estudian en centros con un equipamiento digital considerable. Esto nos lleva a concluir que sólo el 50% de nuestra futura fuerza laboral está en un entorno tecnológicamente bien orientado.  Evidentemente, una barrera que queda compensada por la curiosidad de nuestros jóvenes, quienes utilizan su propia tecnología, tanto a nivel personal como con fines educativos. Esta situación queda demostrada en la encuesta de la London School of Economics, que situaba como actividad online más común de los niños de entre 9 y 16 años, la realización de los deberes (85%). Por tanto, no se trata de un desconocimiento global, sino de un ritmo de adopción lento que, entre otras cuestiones, se debe a factores como la financiación, la tecnología obsoleta y la formación del profesorado. Pero, vayamos a esta última, porque puede ser la palanca de cambio real.

La realidad del aula

Menos del 30% de los niños tienen un acceso adecuado a la tecnología en el aula o están recibiendo una enseñanza de profesores con conocimientos digitales sólidos. Por supuesto, la clave del éxito debe ser la garantía de que contamos con un profesorado bien formado y equipado para enseñar a utilizar apropiadamente las nuevas tecnologías. Esa es la clave: no se trata de aportar conocimientos y acumularlos, sino de ayudar a entender cómo gestionar correctamente la información. Para ello, se requieren profesores con un conocimiento adecuado de aquellos entornos donde los alumnos van a formarse o a adquirir la información.

La realidad del aula debe pasar a la experiencia colectiva, al aprendizaje en grupo. Es decir, el trabajo en colaboración de un grupo de estudiantes y profesores para resolver problemas o realizar una tarea. O bien la interacción con otros centros educativos (e-twinning) permitiendo la colaboración entre alumnos de culturas diversas, con capacidad para compartir información en tiempo real. Hacer del mundo un aula educativa, ¿por qué no?

Una realidad así, requiere de las tecnologías adecuadas, donde los proyectores y las pizarras interactivas se convierten en el mejor compañero de viaje para compartir contenido digital a gran escala, para una experiencia de aprendizaje colaborativo más eficiente y efectiva. Teniendo en cuenta, además, que la media europea es de un ordenador para cada siete alumnos, una gran pantalla compartida en el aula supone el mejor recurso. Convertir el mundo en el aula puede, entonces, ser una realidad. A través de los proyectores interactivos, los alumnos pueden aprender y enseñarse mutuamente, compartiendo ideas y forjando vínculos más fuertes entre sí. Un trabajo colaborativo que pone los cimientos de un ecosistema educativo que prepare a los jóvenes para sus responsabilidades laborales futuras. Porque, practicar la docencia con tecnología no sólo introduce en el aula nuevos modos de interacción, sino que también enseña a los alumnos destrezas básicas y les ayuda a habituarse a entornos tecnológicamente orientados donde, inevitablemente, trabajarán en un futuro.

El mundo se convierte en tu aula

Las tecnologías colaborativas o la realidad aumentada impulsan contenidos más dinámicos en el aula, y transforman la experiencia de aprender, eliminando límites físicos. Adoptar este tipo de tecnologías, como el caso de la proyección interactiva, impulsa la creatividad de los estudiantes manteniéndolos en un entorno colaborativo, convirtiendo las aulas en talleres de trabajo en grupo. Por ejemplo, la realidad aumentada potencia la realización de trabajos científicos con unos recursos presupuestarios limitados, eliminando la necesidad de espacios amplios o la creación de laboratorios experimentales.

Los próximos diez años nos van a llevar a garantizar oportunidades para nuestros centros educativos, con ayuda de la tecnología. Vamos a tener centros cada vez más interconectados, donde se transforme la manera de enseñar y aprender, en línea con la transformación de los espacios de trabajo”.

 

Más en www.epson.es/educacion

Fuentes:

  • Informes nacionales sobre el estado de la educación en Europa
  • Comisión Europea, 2013
  • Encuesta Epson, 2014

 

Este sitio utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si hace clic en "Aceptar" o continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar