Share

Transición suave al aprendizaje en línea

 

El especialista en tecnología educativa, Taras Mototilin, reflexiona sobre las lecciones clave he hemos aprendido hasta ahora

Pasar a lo digital es una de esas cosas que cualquiera con fuerte dominio de su campo normalmente quiere hacer, pero prefiere posponerlo por varias razones. Todos saben cuan importante es la presencia en línea, todos aprecian los beneficios que esta provee. Las restricciones de la distancia desaparecen, abriendo nuevas fronteras en las que una mayor y más amplia audiencia puede participar con tus contenidos, la logística se vuelve más fácil. No todo esto puede parecer relevante para los proveedores de educación que ya cuentan con un cuerpo estudiantil local, pero si te tomas un minuto para pensar más allá de este tiempo de contingencia, muchas cosas más se vuelven posibles.

Sin embargo, también es una creencia generalizada que pasar a la educación en línea es difícil, que solo un puñado de instituciones educativas lo han dominado adecuadamente y otros, que dicen haberlo hecho, tan sólo se engañan a sí mismos.

Independientemente de que uno sea adepto a estas formas de verlo o no, llega el momento en el que se enfrenta con el hecho de que necesitaba haber estado en línea desde ayer, y hoy es la mejor segunda oportunidad. Es un descubrimiento desconcertante pero también un momento de claridad estimulante.

¿Qué hemos aprendido de transitar al aprendizaje en línea en tan solo cinco días? Para los principiantes no es difícil abrir el buscador del ordenador, contactar a sus estudiantes y ya están en línea, felicidades. No es difícil, sino complejo, educar en línea adecuadamente involucra docenas de pasos que son absolutamente cruciales, si uno está preocupado por la calidad de su resultado educativo.

Hay desafíos técnicos:

  • ¿Cómo aseguramos la estabilidad de nuestra presencia en línea? ¿Cuál es nuestra solución de respaldo? ¿Cuál es el respaldo para cuando el primer respaldo se cae?
  • ¿Cómo evaluamos la calidad del aprendizaje que acontece en línea? Y ¿Cómo lo comparamos con su predecesor fuera de línea?
  • ¿Cómo hacemos para que nuestro personal de apoyo educativo y el equipo administrativo cambien rápidamente a la enseñanza en línea? ¿Cómo preparamos a nuestros estudiantes y a sus padres?
  • ¿Cómo adaptar el currículum? ¿Mantenernos al corriente de las apps y tecnologías  más avanzadas? ¿Cómo hacer nuestras clases divertidas?

 

Si estas preguntas quedan sin respuesta, pasar a educación en línea no será más que ir al escenario de “Abrir el buscador del ordenador”.   Enfrentar y resolver de manera adecuada estas preguntas te llevará a un estado cercano a la omnipotencia, ahora, hasta los más desalentadores paradigmas educativos se convierten en admirables y divertidos!

Armado con un proceso para la transición a educación en línea bien afinado y aceitado, una biblioteca de herramientas y listas de revisión, una batería de materiales de enseñanza, repartos de pantalla y guiones de webinars, hemos observado a más de 300 maestros, 100 administradores y 2000 estudiantes cambiar todo el día a clases virtuales en línea. Hasta ahora los resultados son alentadores: Los estudiantes lo aman y los maestros se sienten revigorizados con un nuevo desafío para su praxis. Todo esto es habilitado por un sólido fundamento tecnológico y un equipo de apoyo bien entrenado dejando a los maestros espacio para hacer lo que hacen mejor:  Innovar y motivar.

 

  • Taras Mototilin ayuda a maestros y escuelas a transitar a la enseñanza en línea en muy corto tiempo aportándoles dirección y capacitación. Graduado por la Universidad Estatal de Moscú (MSU), terminó un programa de doctorado en química física en la Academia Rusa de Ciencias antes de cambiarse a la gestión educativa.
  • Más información:  https://www.inined.es/acade-lgegconsulting
  • Correo: fatima@inined.es

 

 

 

Noticias relacionadas